Google+ Followers

26 diciembre 2016

¡Adiós, Santiago!



En Plaza de Armas la chica apoya la maleta en el suelo. Respira hondo y grita: ‘’¡Adiós, Santiago! ¡El amor nunca estuvo aquí!’’. 

Su declaración paraliza a los transeúntes, espanta a las palomas, entristece a los árboles y pone en alerta a los gendarmes.


Recoge la maleta y emprende su camino, sin percatarse del temblor que sus palabras provocaron en la propia ciudad.