Google+ Followers

12 marzo 2017

(Entre paréntesis)



La noche trágica que nos separamos (y digo trágica porque tú te quedaste sin mí y yo me quedé sin ti) habías ido un par de horas antes a mi casa y al no encontrarme (yo había huido para evitarme verte) me dejaste una nota simplona y escueta: ‘’Vine y no estabas. Besos. M’’.
Yo volví tardísimo (adrede) y encontré la nota, que me pareció simplona y escueta (tenía la esperanza de que me dijeras que no te ibas, que te quedabas) y fue tal mi rabia, que salí corriendo a buscarte, no para besarte y abrazarte y pedirte que no te fueras, o que retrasaras tu partida hasta que yo decidiera que hacer con nuestro ‘’nosotros’’; sino para reclamarte tu escasa imaginación a la hora de escribir una nota de despedida (en aquel desastre que me volví por tu ida, fue lo único que atiné a usar como excusa para ir a buscarte).
Así que al llegar a tu casa, prácticamente derribé tu puerta y esperaba que cuando me vieras, yo estallara en insultos (para evitarme estallar en llanto) que comenzaran con un ‘’¿qué clase de nota simplona y escueta es esta?’’.
Sin embargo, me abrió la puerta el chico que compartía contigo tu casa. Se me quedó viendo con lástima (y supe en ese instante que te había perdido) y a modo de infame confesión me dijo: ‘’Se fue hace una hora…no quería irse, quería esperarte más, pero sabía que no vendrías. Fue lo que me dijo…’’. No pude proferir ninguna palabra (sentí como toda tu tristeza estaba adherida a las paredes de esa, la que hasta hace poco había sido tu casa, y se desplomaba sobre mí) ni pensar coherentemente, así que solo le di la espalda y bajé corriendo las escaleras. Corrí, corrí y seguí corriendo hasta llegar a mi casa.

Lo cierto es que nunca, querido, aprendí a estar sin ti desde ese momento. Nunca. (Y nunca tuve el valor de decírtelo…)

1 comentario:

marina dijo...

Felicidades Alejandra,orgullosa de ser tu amiga.