Google+ Followers

18 octubre 2017

Casi




Me le acerqué al único hombre del bar que bebía un vaso de gin tonic. Suelen ser más sofisticados, tranquilos, algo tímidos, menos vulgares, exquisitos y buenos amantes. En segundos fingí ser una hábil seductora. Me quedó tan bien el teatro que el hombre se volvió más tonto que nunca y me lanzó algunos piropos de su autoría. La chica, parada detrás de él, echaba chispas. Tenía la boca fruncida, el entrecejo hundido de la rabia. ´´Vámonos, que se nos hace tarde´´ le ordenó al hombre y lo llevó casi a rastras, a pesar de que él se quería quedar hablando conmigo y yo quería seguir jugando a la femme fatale. ‘’Esta vez casi ganas’’, masculló la chica entre dientes. Y se alejaron.

No hay comentarios: